IMG-20160523-WA0015[1]

Hoy en día la era de la tecnología está siendo muy influenciada por la era del talento. Las herramientas tecnológicas existen, pero sus buenos resultados, en el uso, depende solo del talento humano.

Durante el programa Escuela de Gerencia, que se transmite todos los lunes a la una de la tarde por www.radiocomunidad.com, su conductor Carlos Peláez, director de la Escuela Latinoamericana de Gerencia, ELAG, abordó este tema: Reclutamiento y Selección de Talento, una labor por demás complicada hoy día.

“Desafortunadamente, por lo menos aquí en Venezuela, nuestro talento no tiene nada que ver con las habilidades o aptitudes académicas, eso es lo que las personas creen; el talento no necesariamente está vinculado a lo que estudiaste”, señaló Peláez.

Para el locutor del programa, en la actualidad es muy difícil conformar un equipo de trabajo comprometido con la organización porque no se están aplicando programas de reclutamiento y selección ajustados a la realidad y se sigue confiando solo en la síntesis curricular.

Para desarrollar este tema, estuvo de invitada Débora Santaelices experta en procesos de selección y reclutamiento en las organizaciones venezolanas quien afirmó que “no sólo es que las herramientas ayuden a averiguar el talento que tiene la persona, sino que también te puedan ayudar a desarrollar ese talento que quizás en este momento no esté tan presente.”

Una de las recomendaciones que presentaron en el programa es que la persona que esté solicitando al personal nuevo esté involucrado en todo el proceso de reclutamiento y no le delegue esta tarea a terceros.

“Una de las herramientas más poderosas que debe dominarse es la Programación Neurolingüística. Es una herramienta que nos ayuda desde la comunicación a desarrollar o ver en el otro ese talento real que quizás ni la persona misma sabe que lo tiene”, destacó Santelices.

Referente al tema organizacional, Peláez no dudó en preguntarle a la invitada qué responsabilidad tiene una empresa u organización en rescatar una buena actitud, en sembrar valores, en cultivar la ética.

“Te pudiera decir que en un porcentaje, le pudiera dar un 80% a las organizaciones porque nosotros como individuos pudiésemos empezar a hacer cosas y pudieran funcionar, sin embargo no podemos solos”, destacó Santaelices.

En cuanto a cómo evaluar la actitud del talento y qué peso tiene al momento de la selección, la experta indicó que es algo que se cultiva desde la familia y desde el colegio, pero  la parte organizacional debe realizar todas las tareas pertinentes para enaltecer las actitudes de los empleados a favor de los objetivos empresariales.